Extorsionaban a médicos en hoteles, desde el penal de Altamira.

Las investigaciones realizadas por la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) permitieron establecer que los hechos ocurridos en hoteles de la alcaldía Miguel Hidalgo, en que se vieron afectadas 14 personas, quienes fueron puestas a salvo por agentes de la Policía de Investigación (PDI), se trataron de extorsiones telefónicas.

Al continuar la integración de la carpeta de investigación respectiva, el Ministerio Público de la Coordinación General de Delitos de Alto Impacto logró advertir, derivado de las denuncias realizadas por los familiares, así como por declaraciones de los agraviados, que los probables extorsionadores, a través de llamadas telefónicas, posiblemente utilizaron a algunas víctimas para dar instrucciones a los demás.

De las diligencias también se desprende que los supuestos extorsionadores ejercían presión sobre los afectados, con el argumento de que serían detenidos pues sabían que en sus habitaciones tenían droga y armas, por lo que debían seguir las indicaciones de una persona, también víctima, a quien posiblemente obligaron, con amenazas, a hacerse pasar como uno de ellos.

En el Ministerio Público de la Coordinación General aún rinden declaración algunos de los trabajadores y trabajadoras de la salud que se encontraban en los hoteles ubicados en la alcaldía Miguel Hidalgo.

Es necesario precisar que ninguna de las 14 personas presenta alguna afectación de salud por lo ocurrido, además de que han recibido en todo momento la asesoría jurídica necesaria, así como atención psicológica.

Como resultado del trabajo de inteligencia de la Policía de Investigación, fue posible ubicar en el penal de Altamira, Tamaulipas, el número telefónico utilizado por los probables extorsionadores, quienes realizaron llamadas tanto a las víctimas, así como a sus familiares, para darles instrucciones y exigirles una cantidad de dinero a cambio de no hacerles daño.