Una historia: De las muchas que viven algunas mujeres en el metro. No

El 30 de Julio por la noche la politóloga y periodista Yuriria Ávila, fue víctima de que un sujeto le exhibiera su miembro viril en el metro así lo reveló por twitter.

Todo comenzó cuando un joven tenía su órgano viril afuera del pantalón y lo estaba apuntando en la dirección de la politóloga. Después de que el joven notó que lo vió, inmediatamente se subió el cierre y se cambió de puerta. Yuriria Ávila jaló la palanca de seguridad, pero los policías nunca acudieron y decidió seguirlo hasta encontrar al policía de los torniquetes.

Fue detenido, les tomaron sus datos a ambos y le preguntaron si quería proceder. Eso si, le pidieron que no se arrepintiera a la mitad del proceso. Primero fueron a la Agencia Especializada para la Atención de Delitos Sexuales de la PGJ; lo increíble es que los policías no sabían cómo llegar y tuvieron que preguntar.

Ya en el lugar le tomaron su declaración, le dieron dos opciones iniciar con una carpeta de investigación o un acuerdo de conciliación, le explicaron en qué consiste las dos opciones haciendo énfasis en conciliar. Ella decidió no conciliar, pregunto si era probable que procediera su denuncia; si se trataba de una falta administrativa. La abogada le recomendó ir al juzgado cívico en donde podían ponerle una sanción (multa, horas de detención o trabajo comunitario) por exhibicionismo.

Se trasladaron al juzgado cívico que se encuentra enfrente del metro Guerrero, los dos dieron su declaración ante el juez. El sujeto negó todo y le pidió al juez que describiera su miembro, para comprobar su dicho, lo cual el juez se negó porque eso sería revictimizar.

Después el joven reconoció estar en estado etílico, por lo cual el juez reclamó a los policías por no haberle advertido, ya que no podía hacer válida su declaración. Los policías tuvieron que llevar a la persona al médico forense, para que certificara que aunque tuviera aliento etílico estaba apto para declarar.

Siguió negando los hechos, no podía entender porque Yuriria Ávila quería afectarlo y ocasionarle problemas con su familia. El juez dijo » que la declaración de la víctima era en buena fe y que no habría motivo por el cual la víctima optaría por llevar ese proceso a lo largo de la madrugada de ser algo falso».

La sanción que le fue impuesta de $1350 porque fue una agravante su estado etílico, 15 horas de detención ó 12 horas de trabajo comunitario. El sujeto decidió pagar la multa, aunque en ese momento no traía esa cantidad, la PGJ llamó a su esposa para notificar de su detención y el porqué, para que fuera a pagar la multa. Yuriria se retiró del lugar.