Nace el primer bebé del 2021 en Ciudad de México.

El primer nacimiento del 2021 se registró en la Ciudad de México en punto de las 00:00 de este 1 de enero.

Daniel Emiliano nació en el Hospital de Gineco-Obstetricia No. 4 “Luis Castelazo Ayala” en Tizapán, San Ángel, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la Ciudad de México, bajo estrictas medidas de protección sanitaria contra el COVID-19 para brindar la seguridad requerida para evitar contagios.

Gracias al esfuerzo de un equipo de siete especialistas de esta Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE), Daniel Emiliano es el primer derechohabiente nacido en el IMSS del 2021, con un peso de 3 kilos 325 gramos, una medida de 49 centímetros y nació por cesárea.

El bebé nació tras 38 semanas con 6 días de gestación y se encuentra en perfecto estado de salud, al igual que su madre, la señora Fátima Martínez, de 29 años, originaria de la Ciudad de México y que es ama de casa, quien momentos previos a la llegada de su bebé aseveró que el trato del personal del IMSS ha sido excelente, con confianza y amabilidad. 

Aseguró sentirse emocionada y feliz con la llegada de Emilio Daniel en este nuevo año, porque “da alegría y fe de que todo va a estar bien”, y aunque su esposo, el señor Jonathan Daniel Quijada Soto, de 32 años, quien trabaja en un restaurante de la Ciudad de México, no pudo estar presente para acompañarla debido a las medidas sanitarias por la pandemia, señaló estar en familia en el Hospital. 

En ese sentido, el doctor Miguel Ángel Serrano Berrones, coordinador Clínico de Turno del Hospital de Gineco-Obstetricia No. 4, aseguró que el Instituto trabaja con todas las medidas rigurosas de control sanitarias para evitar contagios por COVID-19 y que “en todo momento cuentan con toda la seguridad nuestros pacientes y también todo el personal de salud”.

Señaló que este primer nacimiento de 2021 representa para el IMSS una esperanza, porque tras nueve meses de pandemia por COVID-19 se podrá tener en breve «un poco más de alivio y obviamente reconvertirnos a la normalidad» para seguir la interacción con los pacientes.