Madrid, Cielo e Infierno: Danna Paola fue drogada por varios hombres en un bar y terminó en un hospital.

Tras el rodaje de la primera temporada de la serie española de Netflix “Élite”, la actriz y cantante Danna Paola relató que estuvo a punto de ser abusada sexualmente debido a que la drogaron en un bar madrileño.

En entrevista con Yordi Rosado, la intérprete de “Mala Fama” confesó que antes de establecerse en Madrid para rodar los primeros episodios de “Élite”, (donde interpretaba a Lucrecia Montesinos), tuvo tiempos difíciles para su salud mental, como la depresión y la ansiedad, ya que sufrió por las críticas dirigidas a su cuerpo. 

“Pasé un ‘breakdown’ muy heavy, donde yo no encontraba salida para nada, osea, no quería salir, no me levantaba de la cama, mis amigos obviamente estuvieron ahí y me ayudaron a decir, ‘OK, ¿Quieres estar bien? No salgas de tu casa’ (…) de verdad no me podía ni bañar, no comía, me hacían muchísimo body shaming”.

“He vivido más ataques de ansiedad de los que me han pasado en este tiempo. En Madrid he tenido varios, pero han sido distintos, en Madrid era al punto de estar sola, de obviamente estar 8 horas de diferencia de mi país, el no tener a alguien ahí (…) comenzaba a sobrepensar muchas cosas, me empieza a latir el corazón súper fuerte, me empieza a faltar el aire (…) entonces llegó un momento del que me pongo a llorar”.

“He sufrido momentos en lo que digo ‘hasta aquí’, ya no quiero saber nada de nadie, no me quiero levantar, no quiero saber. Esos pensamientos que cualquier persona en el mundo le pasa y no es porque nosotros los artistas lo pasemos más o menos, porque mucha gente piensa que por ser famosos nos sentimos”.

«Todo estaba mal, como un rompecabezas destruido«

Sin embargo, la mexicana agregó que pasó cosas horribles en Madrid durante el rodaje de la primera temporada de la serie, aunque sólamente destacó una situación devastadora para ella. Contó que fue una experiencia ‘muy loca’ porque fue a cenar con un amigo que llegaba de México y al día siguiente, ella tenía un ‘llamado’ por parte de los estudios de “Élite” a las 8 de la mañana. 

Luego, fue a un bar de Madrid en la noche para que después tomara una botella de vino entre su amigo y ella, por lo que sólo tomó 4 copas. Y fue ahí donde vieron a un grupo de latinos, entre ellos venezolanos, argentinos y colombianos que se acercaron.

“Había un grupo de latinos en una de las mesas de abajo y estaba la música súper fuerte y estaban fumando shisha (…) yo traía mi vaso pintado de rojo y empezamos a hablar con estos chavos”.

Danna hizo mención del vaso que ella había tomado y que lo identificaba por el color rojizo de éste. Asimismo, su amigo la había dejado sola con el grupo, aunque el problema fue que la cantante no había encontrado su bebida por un tiempo.

“Mi amigo me dice ‘voy al baño’. No pasaron ni 10 minutos y de repente dejo mi vaso. Empezamos a platicar y yo no me dí cuenta que había llegado otro ‘wey’ atrás, y me dice ¿Éste era tu vaso? Entonces me regresa mi vaso, me lo empiezo a tomar ‘casual’ (…) y me empiezo a sentir de verdad muy mal, osea, me empecé como a marear y a darme sueño”.

En ese momento, Danna Paola pensó en irse, pero notó que el grupo de hombres empezaron a sobrepasarse de la situación.

“No me acuerdo de que pasó entre el lugar, como llegué a mi casa y como llegué al hospital”.

“Fue muy loco porque es algo que tu mamá siempre te lo dice y siempre lo haces: ‘ No tomes nada de extraños, que nadie agarre tu vaso, no te quieras ligar a cualquier extraño en un lugar, no se puede. Seamos concientes de que por más fuertes seamos, por más independientes, no sabemos las intenciones de los demás”.

A pesar de esto, su amigo ya había salido del baño y la actriz le dijo sobre su malestar.

“Me siento súper mal, me quiero ir, enserio me siento mal”.

Sin embargo, cuando Danna Paola se quería ir, le dijeron que no se fuera e intentaron forzarla para que se quedara con ellos, pero eso no la detuvo a defenderse hasta que los chicos la dejaran en paz. No obstante, un grupo de chicas la intentó auxiliar para verificar que estuviera bien.

De la misma manera, la mexicana de 25 años se fue a su casa para descansar.

“Yo llegué a mi casa, yo tenía ya la pijama, no me acuerdo de que pasó después, sólo recuerdo que alguien entró a mi casa, de que estaban los paramédicos aunque recuerdo haber marcado al 911”.

“La policía llegó y me quisieron investigar tiempo después. No le conté a nadie obviamente, lo cuento porque a cualquiera le puede pasar y es muy importante de que seamos concientes con quien estamos”.

Lamentablemente, la intérprete de “Sodio” sigue sin recordar cómo fue que llegó al hospital o el nombre de la sustancia que al parecer le agregaron a su vaso.