Aumentan tolvaneras, mala calidad del aire en el Valle de México

Las ráfagas de viento registradas en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) han ocasionado la suspensión y el transporte de partículas de tamaño grande, denominadas PM10, las cuales impactan la calidad del aire, informó el Centro de Ciencias de la Atmosfera (CCA) de la UNAM.

Las fuertes tolvaneras dispersaron el material particulado por todo el Valle. Los datos apuntaron el pasado 28 de marzo, valores mayores a 500 µg/m3 del Índice AIRE Y SALUD (sustituto del índice conocido como IMECA), lo que superó por mucho el límite correspondiente a la categoría “Extremadamente mala” calidad del aire.

Causas

Dicho material particulado PM₁₀ es un problema recurrente para la Ciudad de México. Las concentraciones, detallaron investigadores del CCA de la UNAM, pueden incrementarse “por acción de los incendios forestales, generadores de grandes cantidades de partículas de combustión y gases precursores de este contaminante”.

Por otro lado, el viento sobre los suelos erosionados o sin cubierta vegetal de la periferia norte y oriente de la ciudad, así como sobre el Lago de Texcoco, provocan tolvaneras causantes de la suspensión de polvo.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional, el desplazamiento de la masa de aire que impulsó el Frente Frío No. 46 y las altas temperaturas registradas en el centro del país generaron vientos provenientes del norte del Valle de 20 a 30 km/h y rachas de hasta 61 km/h. Esto provocó las tolvaneras intensas de días recientes.

Recomendaciones

Especialistas y autoridades recomendaron medidas preventivas como el uso de cubrebocas y preferentemente no salir, a menos que sea estrictamente necesario.

Asimismo, se deben evitar las actividades y ejercicios al aire libre, además que de qué hay que estar atentos al Índice AIRE y SALUD y sus recomendaciones. En caso de presentar síntomas respiratorios, acudir a una unidad de salud para su valoración.

¿Impacto en la salud?

Omar Amador Muñoz, del Laboratorio de Especiación Química de Aerosoles Orgánicos Atmosféricos del CCA, aseguró que dichas tolvaneras no tienen un impacto grave en la salud.

Explicó que debido a que esas partículas se quedan atrapadas en las vías respiratorias superiores por su tamaño y además porque provienen de suelos.

“Éstas por su composición son hidrosolubles por lo cual no son bioacumulables. Es decir, se solubilizan en el cuerpo y luego se excretan. No se bioacumulan como los hidrocarburos y no penetran al sistema respiratorio”, aclaró.

En este sentido, Amador Muñoz, reafirmó la importancia de que las normas tomen en cuenta la composición de las partículas, además del tamaño.

Con información de la UNAM.