Se escapó violador serial, huyó en un camión del transporte público en CDMX.

El violador serial que ha atacado a por lo menos 26 mujeres se escapó de los agentes de la Policía de Investigación(PDI) y después abordó un camión del transporte público para -presuntamente- buscar a su nueva víctima.

De acuerdo con el periodista Carlos Jiménez, el 23 de septiembre agentes de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad (FGJCDMX), tuvieron la oportunidad de atrapar al delincuente en calles de la alcaldía Benito Juárez, pero salió corriendo y no le pudieron dar alcance.

¿Qué sucedió esa noche? y ¿Cuál fue su trayecto?

Esa noche el sujeto pasó a un costado de una patrulla en la que se encontraba policías de investigación, al darse cuenta que era el violador serial se bajaron de la unidad, pero él se dio cuenta y comenzó a correr.

Al no poder alcanzarlo, los agentes acudieron a revisar las cámaras de la Ciudad de México para ver su recorrido.

Cuando escapó se dirigió a Avenida Patriotismo y el cruce con la Calle 17 para esperar que pasara un camión.

A las 20:08 horas, pasó el camión con número 54 y matrícula 651-299 con dirección hacia la Calle 1.

Una cámara de vigilancia al interior captó el momento en que estaba depositando las monedas como pago de su pasaje y se pudo observar su rostro no es claro, pero si logra apreciarse.

A las 20:12 horas, en la Avenida Patriotismo y Calle 1, bajó y caminó hacia el centro comercial Parque Delta, por dos horas estuvo rondando la zona, aparentemente buscando a otra víctima, se acercó a varias mujeres, pero no atacó a nadie.

En el reporte de los agentes detallaron que el hombre llevaba pantalón de mezclilla azul cielo o blanco, suéter café, zapatos negros y cubrebocas.

El 24 de marzo a las 20:00 horas agredió a una joven de 19 años cuando regresaba del trabajo en un parque lúdico en la colonia Fuentes del Pedregal, alcaldía Tlalpan, este fue el último ataque que se ha conocido.

¿Cuál es su modus operandi?

Se acerca a sus víctimas en la oscuridad, para decirles que lo viene siguiendo una patrulla o la policía y les pide que lo ayuden a escapar. Ahí, las amenaza con alguna punta o navaja y las lleva a un parque o lugar solitario en donde las agrede sexualmente.