INPI reprueba nuevo plagio de diseños textiles del pueblo Mixe de Oaxaca.

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), reprobó el plagio de los diseños textiles, expresiones artísticas y culturales de los pueblos indígenas, pues forman parte de su propiedad intelectual y su uso indebido o sin autorización constituye una violación a sus derechos colectivos.

Lo anterior, luego de que autoridades de Santa María Tlahuitoltepec, municipio Mixe del estado de Oaxaca, de nueva cuenta hicieran una denuncia pública por el plagio de sus diseños a manos de la empresa Anthropologie, con sede en los Estados Unidos de Norteamérica.

Las autoridades indígenas exigieron a dicha empresa la suspensión inmediata de la venta de sus pantalones cortos «Marka embroidered shorts», cuyos diseños corresponden a la blusa Xaam nïxuy, que en repetidas ocasiones ha sido plagiada por distintas marcas de ropa que lucran con la propiedad intelectual colectiva de los pueblos.

Como está contenido en el artículo 31 de la Declaración de las Naciones Unidas Sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, es un derecho de las comunidades mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales, además de la propiedad intelectual colectiva sobre los mismos.

Por lo anterior, el INPI condenó enérgicamente el plagio cometido por la empresa estadounidense Anthropologie, y exhorta a los ciudadanos a no adquirir las prendas que se promueven con los diseños tomados sin la autorización del pueblo de Santa María Tlahuitoltepec, Mixe.

Del mismo modo, reiteró su total respaldo y acompañamiento a las autoridades tradicionales de la comunidad de Santa María Tlahuitoltepec, Mixe, para que acudan a las instancias jurisdiccionales y realicen la denuncia correspondiente.

Actualmente esta iniciativa se pone a consideración de los pueblos y comunidades de todas las regiones indígenas y afromexicanas del país, y posteriormente será enviada al Ejecutivo y turnada al Congreso de la Unión para su análisis.

Finalmente, el Instituto hizo un llamado a la marca Anthropologie y a las empresas dedicadas a la industria de la moda, para dejar de lucrar con el patrimonio de los pueblos y comunidades indígenas y detener la apropiación cultural y el uso indebido que hacen de sus obras y tradiciones.