Trasladan felinos de Black Jaguar-White Tiger al zoológico de Chapultepec.

En atención a diversas denuncias ciudadanas por maltrato a felinos, el pasado 4 de julio personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realizó una visita de inspección al santuario Black Jaguar-White Tiger.

Durante la primera diligencia al predio que originalmente ocupaba un santuario en la Carretera Picacho-Ajusco, se constató que el sitio ya no albergaba ningún tipo de ejemplares de vida silvestre.

En un segundo predio, ubicado en Santo Tomas Ajusco, Alcaldía de Tlalpan, la visita de inspección constató la existencia de alrededor de 190 grandes felinos, entre ellos leones africanos, leones blancos, tigres, jaguares y pumas. También se encontraron 2 coyotes y 17 primates.

En términos generales, las condiciones de los ejemplares se consideran de regular a mal estado físico, con avanzado grado de desnutrición, deshidratación y descuido general en sus condiciones de trato digno y respetuoso.

Las personas que atendieron la diligencia no presentaron completa la documentación legal necesaria.

Especialistas de la Profepa realizaron una caracterización física a cada uno de los animales, su respectiva ficha técnica y una revisión veterinaria para conocer su estado de salud. Se encontraron 8 ejemplares en condición crítica, los cuales reciben atención especializada.

Asimismo, se llevó a cabo una reunión entre autoridades de la Procuraduría, del gobierno de la Ciudad de México y organizaciones civiles interesadas en apoyar, a fin de coordinar esfuerzos y dar atención prioritaria a los felinos, así como la logística para su traslado a otros espacios que cumplan con las condiciones adecuadas para recibirlos. Los primeros 4 leones y 14 primates ya fueron llevados al Zoológico de Chapultepec.